viernes, 2 de noviembre de 2007

Centros de menores al límite

Córdoba contará con un centro terapeutico.La delegada de Justicia y Administración Pública, Mercedes Mayo, ha confirmado que “en poco tiempo Córdoba contará con un centro destinado exclusivamente al Internamiento Terapéutico, pues es una necesidad que tiene la ciudad y que se lleva contemplando desde hace varios años”. De hecho, durante 2006, tres menores que fueron condenados a esta modalidad de internamiento tuvieron que cumplir sus medidas en los centros de Sevilla y Cádiz por no existir un centro adecuado aquí en Córdoba. Si bien, en el Centro de Menores Sierra Morena se han creado recientemente ocho plazas de esta modalidad.



Faltan plazas para internar a los jóvenes delictivos ante la saturación en la que se encuentran estos lugares. APDH alerta que muchos de ellos se tienen que ir fuera de Andalucía para cumplir su condena.
El volumen de delitos graves cometidos por menores ha aumentado espectacularmente en las últimas semanas. Concretamente en Córdoba, hace unos días, se acusaba a tres menores de quemar y matar a un hombre en su casa, mientras lo grababan con un teléfono móvil. Hechos como éstos están provocando que los centros de internamiento para jóvenes delictivos se colapsen cada vez más pues no están preparados para afrontar ese crecimiento de delitos.

De hecho, el último informe de la Inspección del Consejo General del Poder Judicial, reclamaba a la Junta de Andalucía la creación de más centros de internamiento pues “los que hay actualmente son incapaces de dar cabida a todos los menores que cometieron delitos y han sido condenados”. En concreto, esta carencia se refiere a las plazas de internamiento en régimen cerrado pues, al parecer, se han dado casos de menores condenados a ser internados en un centro y para los que no ha habido plaza en Andalucía.

Precisamente en Córdoba, según explica el abogado de la Asociación Pro Derechos Humanos, Valentín Aguilar, “hay casos de menores que están internados en régimen cerrado fuera de Córdoba porque cuando se ejecutó la medida no había plaza aquí y aunque el juez ha solicitado que lo traigan al centro Medina Azahara, el traslado se ha hecho definitivo”.



Justicia lo niega

Una versión totalmente contraria es la que ofrece la delegación de Justicia y Administración Pública de la situación del internamiento de menores en Córdoba pues, según la propia delegada, Mercedes Mayo, “no tenemos problemas de saturación en los centros, sino que acogemos a menores de otras provincias y a muchos inmigrantes”. Un argumento que respaldan precisamente los últimos datos que daba a conocer la Consejería de Justicia pues, en el centro de menores Medina Azahara, de las 72 plazas, sólo 53 están ocupadas; y en el centro Sierra Morena, de internamiento semiabierto, hay libres 8 de las 48 plazas.

Sin embargo, según fuentes cercanas al Juzgado de Menores de Córdoba, los traslados son mucho más cotidianos de lo que pueda parecer, “a los niños los llevan a Murcia y a las niñas a Cádiz. Cuando un juez dicta una medida de ingreso, lo notificamos y la Junta es la encargada de enviarlo a un centro u otro, nosotros simplemente recogemos en la ejecución el centro al que lo han enviado”, explica.

Las dos únicas justificaciones que la Ley de Responsabilidad del Menor considera válidas para ingresar a un joven fuera de su propia comunidad autonóma son en caso de que “al menor le beneficie alejarlo de su entorno familiar y social, al menos durante un tiempo” o cuando “la entidad pública competente, por razones temporales de plena ocupación de sus centros o por otras causas, carezca de plaza disponible adecuada al régimen o al tipo de internamiento impuesto”. Las contradicciones hacen sospechar que algo ocurre en el internamiento de menores pues, mientras la delegación de Justicia asegura que en Córdoba hay plazas libres, muchas de las personas encargadas de trabajar de cerca con los menores concenados a internamientos cerrados, aseguran que los traslados se producen.

En este sentido, la delegada de Justicia y Administración Pública, Mercedes Mayo, justifica algunos de estos traslados “temporales”, alegando que, en todos los centros de internamiento se deben reservar unas plazas libres para cuando un menor comete un hecho delictivo grave, pues al parecer en los primeros años, tras la entrada en vigor de la Ley de Responsabilidad Penal del Menor, hubo en Andalucía casos escandalosos de chavales que habían cometidos hechos muy graves y que no tenían plaza.

Para estos casos, explica Mercedes Mayor, “tenemos unas cuatro o cinco plazas reservadas pues esos menores no pueden quedarse en la calle ni trasladarse a otra ciudad porque entran como medida cautelar”, añade Mercedes Mayo.



Consecuencias de los traslados

Pese a todo, la realidad es que varios menores condenados en Córdoba están “alejados de su entorno social y familiar, lo que perjudica al menor pero también a su familia”, explica Aguilar. De hecho, un traslado supone a las familias del menor un gasto económico cada vez que quieren ver a su hijo y, “la mayoría no tienen recursos para desplazarse”.

En estos casos, “las visitas se hacen cada vez más espaciadas y al final acaban siendo muy pocas. Incluso puede llegar a darse el caso de que se rompa la estructura familiar, algo fundamental para ayudar al menor”, añade el abogado de APDH.

3 comentarios:

sergio dijo...

el centro sierra morena es una mierda te kitan los kreditos po la cara algunos guardias komo el alame es un hijo de puta te redusen po kulpa de los maestro sin ke los menores agamos nada y solo avia una buena maestra ke eya si nos komprendia y eso ke ai ke komer siempre de buyas y si no te da tiempo te korigen y komes en kuarto un fuerte abraso ami kolegas del centrooooooo

sergio dijo...

e salido de libertad ase 7 dias de sierra morena un fuerte abraso y besoooooos para mi cris

Anónimo dijo...

Hola Sergio: pues me gustaria saber como es el funcionamiento del centro de sierra morena, la razon por la que deseo informarme es por que acaba de entrar hace un par de dias mi sobrino y solo quiero saber, como le podemos ayudar la familia no se.... algo. Muchas gracias por todo.
Lidia M